Resina dental: razones para dejar de usar amalgamas

A finales del siglo XVII las amalgamas se introdujeron para las restauraciones del área de los dientes. Sin embargo, con el pasar del tiempo logró detectar que su composición —cobre, estaño, limadura, polvo fino de plata y, en ocasiones, zinc con mercurio, es tóxica y atenta contra el organismo del ser humano.

Esta problemática ha sido solventada con la llegada de la resina dental, no desgasta el tejido afectado. «Las resinas dentales son restauraciones estéticas de los dientes, se utilizan como una alternativa estética en lugar de las amalgamas comunes. Esta se trabaja al color del diente, por lo que el resultado es una restauración cosmética y agradable», revela la odontóloga Mayra Dubén.

Desde su punto de vista, la resina dental sustituye las amalgamas por razones tanto funcionales como estéticas. «La amalgama es un material de restauración con aleación de mercurio, así como otros metales de la talla de cobre, zinc, estaño, plata y más. Hace unos años todas las caries se restauraban con este material (…)».

Continúa: «(…) por tratarse de un metal, la amalgama no logra adherirse a la pieza dental. Con el transcurrir de los años y debido a la no adhesión que posee, puede crear microfiltraciones de bacterias que son causantes de caries y sensibilidad. Las resinas poseen una dureza similar al diente, ayudando a disipar las fuerzas». La resina dental es la mejor alternativa.

Ventajas de la resina dental

La odontóloga venezolana, con más de 12 años de experiencia, cuenta que «la resina puede durar entre cinco y siete años en los dientes. En este tiempo puede variar, dependiendo de los cuidados que se le dé, de los hábitos alimentarios, de si la persona presenta bruxismo, entre otros aspectos».

Se refirió a las ventajas de usar resina dental. En primer lugar, respeta la estética dental; el composite (resina) posee un color y textura muy similar al de las piezas dentales naturales: esto hace que se disimule y sea casi imperceptible.

Entre otras ventajas destaca la buena capacidad de adhesión, ya que no desprende componentes dañinos; es fácil de usar. La resina resulta un compuesto muy práctico y fácil de usar para los dentistas.

También, tiene buena resistencia. Esto hace que pueda cumplir su función sin problemas durante muchos años. Aparte, es apropiada para cualquier persona.

Indicó que existen tipos de resina dental. «Se distinguen distintos tipos de composites (resinas) en función del tamaño de las partículas que tengan en su composición.

Por un lado, están las macropartículas o macrorelleno: (0.1 y 100 micras). Quiero resaltar que se encuentran en desuso por las limitaciones funcionales y estéticas.

Por otro lado, micropartículas o microrelleno: (0,04 micras). Posee grandes propiedades estéticas, pero ofrecen unas propiedades funcionales muy pobres.

Partículas Hibridas o Microhibridas (de diferentes tamaños). Tienen mayores propiedades estéticas y funcionales.

Nanopartículas o Nanorelleno: tamaño muy reducido que mejoran las propiedades físicas y estéticas.

Partículas Nanohíbridas: resiste más al desgaste y mantiene su brillo y estructura superficial.

Hoy día podemos utilizar resinas innovadoras, estéticas, duraderas y de alta calidad gracias a la nanotecnología».

Para cuidar la resina dental, sobre todo en las primeras horas de su implementación, la odontóloga Mayra Dubén recomienda no masticar con el diente afectado ni ingerir alimentos a temperaturas extremas, evitar masticar o ejercer presión sobre el diente, olvidarse por un corto periodo de los frutos secos y alimentos de consistencia excesivamente blanda o pegajosa.

Aconseja usar protectores a quien padece bruxismo, evitar morder cosas muy duras, moderar el consumo de alimentos muy pigmentados, mantener una buena higiene dental y visitar periódicamente al experto en odontología, con el fin de una resina dental en buen estado por más tiempo. 

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *