Yoga para dormir mejor en esta cuarentena

Se conocen razones comunes que causan el insomnio como el temor y la preocupación que dan lugar a la ansiedad y más ahora en medio de la cuarentena producida por la pandemia del Covid-19 en el que las preocupaciones se han incrementado.

Muchas personas se acercan a la práctica remitidas por un especialista que después de diagnosticar estrés extremo encuentra en el yoga una opción más allá de los medicamentos.

La especialista del sueño Ann Dyer en un estudio realizado en Boston, EE UU, encontró que practicar yoga antes de ir a dormir, reduce el insomnio significativamente en personas que lo padecen.

Los resultados se vinculan a que el yoga produce un efecto calmante en el sistema nervioso central. Quienes padecen de un insomnio cuentan con los niveles de cortisol, la hormona del estrés, muy elevados que logran bajarse en una clase de 45 minutos.



La práctica del yoga a través de distintas posturas ayuda a incrementar la circulación de la sangre al centro del sueño localizado en el cerebro, normalizando así el ciclo. Además elimina las toxinas del cuerpo y lo rejuvenece.

Por ejemplo, los ejercicios de respiración permiten que entre más oxígeno en el cuerpo y despeje la mente de cualquier pensamiento turbado.

Según Ann Dyer, como promedio, si una persona dedica un minuto al yoga, ésto inducirá un minuto de sueño en esa persona.

La Organización Mundial de la Salud reporta que cerca de un 20% de la población no consigue dormir bien por las noches ya sea por insomnio crónico o intermitente, igualmente se alteran los períodos de descanso.

Sat Bir Calza, profesor de medicina en la facultad de Medicina de Harvard escribió en un informe que le preocupa la tendencia generalizada a prescribir medicamentos cuando “los fármacos no tratan los problemas subyancentes. cuando los deja de tomar aparecerá de nuevo el insomnio, e incluso con más fuerza”.

Calza considera que con una sesión de yoga al finalizar la jornada diaria la gente puede conseguir el sueño más descansado debido a que se libera la fatiga y tensión.

“Hace que nos sintamos en disposición de despertarnos a la mañana siguiente con una sensación de reposo total y listos para todo, en vez de desear seguir durmiendo en la cama”, cuenta la yoguini zuliana Raquel Pérez, de 43 años.



Las asanas, los pranayamas (técnicas de respiración) y la relajación con las que están diseñadas las clases de yoga promueven un sueño regular y descansado sin la necesidad de recurrir a pastillas para inducir el sueño, que pueden interferir en el ciclo natural del sueño del cuerpo.



Una sencilla postura para relajarse es Savasana: estar acostado boca arriba, piernas separadas al ancho de las caderas y brazos relajados en el piso con las palmas apuntando hacia arriba. Permanezca allí durante 15 minutos antes de acostarse y fomentará un sueño agradable, ya que acalla las conversaciones mentales durante algunos minutos y da a la mente el reposo que necesita, parando el proceso continuado de pensar en ideas, recuerdos y ansiedades.











(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *